• Inicio
  • Blog
  • La consolidación del “ciudadano digital móvil” en Chile
ciud-dig-movil.jpg

La consolidación del “ciudadano digital móvil” en Chile

El impacto de este hito del sector Telecomunicaciones es mayúsculo e histórico, con consecuencias que se deben internalizar en las organizaciones y empresas: se ha consolidado el "ciudadano digital móvil". En este artículo explico algunos alcances.

Inédito

Un inédito informe de la Subsecretaría de Telecomunicaciones de Chile, fechado en enero de 2018, al cual tuve acceso exclusivo, revela que las últimas estadísticas del sector indican que, por primera vez en la historia, el número de conexiones a Internet superaron al número de habitantes del país en la proporción de 102 accesos por cada 100 habitantes.

Esto quiere decir que en septiembre de 2017, los accesos a Internet (fijos + móvil 3G+4G) alcanzaron 17,95 millones, con un crecimiento interanual de 17%, equivalente a 2,6 millones de nuevos accesos en 12 meses.

Es importante corregir el cálculo que realiza la Subtel en su Informe Series Estadísticas Trimestrales, pues comete el error de no considerar el resultado definitivo del Censo de población, dado a conocer el 22 de diciembre último, el cual señala que en Chile existen 17.574.003 habitantes. Como la Subtel calcula con una cifra mayor de habitantes, su informe dice erróneamente que las conexiones a Internet alcanzan a 97,5 accesos por cada 100 habitantes.

Hecha la corrección anterior, Subtel entrega otra cifra notable: el 82,9% de los accesos a Internet son móviles, destacando el crecimiento de la navegación vía Smartphones, del 19,8% de crecimiento en el último año.

Respecto de los accesos a Internet 4G, la autoridad señala que continúan en alza, totalizando a septiembre 2017, 9,1 millones de conexiones, con una variación de 82,1% en los últimos 12 meses. Esto quiere decir que el 4G ya representa el 61,1% de los accesos de internet móvil. El aumento de la red 4G habla del notable despliegue de la infraestructura y el uso de la banda 700.

Además, se debe tener en cuenta que las licitaciones de la banda 700 estuvieron bien amarradas a la condición de que la telefonía móvil llegara a zonas apartadas, incorporando desde 2014 a la fecha a 1.281 comunidades aisladas.

Con certeza, todos estos datos van a ser aún más impactantes en el informe de Series Estadísticas de la Subtel de diciembre de 2017, que será dado a conocer en marzo próximo.

La consolidación del “ciudadano digital móvil”

Esta revolución digital, el “Tsunami Digital” que presagió en su libro Eduardo Arriagada en 2013, abarca a todos los segmentos socioeconómicos, sin distingo.

La consecuencia más importante que arroja este nuevo estándar de clase mundial de acceso a Internet es la consolidación del “ciudadano digital móvil”, cuyo comportamiento complejo y disruptivo es materia de estudio en las aulas universitarias.

Por ejemplo, el “ciudadano digital móvil” accede a los contenidos que quiere a sus propias horas y donde guste, respaldado en la red WiFi de su casa o recientemente en los planes ilimitados de las empresas que ha impulsado la libre competencia (feroz) del sector Telecomunicaciones.

Lo más impactante es la sensación de libertad que entregan las redes sociales: si el “ciudadano digital móvil” quiere opinar, opina. Las redes facilitan el derecho a la libre expresión de lo que se está pensando y de lo que se está sintiendo (emociones). Y mientras usa las redes va accediendo a las opiniones y emociones de otros, de "sus otros” que “viven” en su Time Line. Cuando las coincidencias se acumulan, las redes y los medios de comunicación inorman que se trata de una tendencia o trending topic si la red social es Twitter.

El “ciudadano digital móvil” tampoco hace distingo de edad. Mientras los niños se van incorporando de manera natural (la denominada "generación Smartphone"), los adultos mayores se van atreviendo a cambiar el antiguo teléfono celular por uno inteligente. Se da la paradoja de que muchos de ellos aún no saben usar una computadora, pero sí su Smartphone para enviar mensajes, fotos y vídeos por WhatsApp, y compartir sus vivencias en Facebook y crecientemente en Instagram.

El impacto en las empresas

Este avance tecnológico que impulsa cambios en las relaciones entre las personas mediante el uso de las redes sociales, está obligando a las organizaciones y empresas a adaptar sus comunicaciones estratégicas.

El manejo de las redes dejó de ser un juego de niños, que era encargado al criterio y soledad de un community manager mal pagado. Hoy por hoy, los errores en las redes cuestan muy caro, hasta el punto que pueden impactar violentamente en el mayor intangible de las empresas: su reputación y su propia marca.

Por eso, hoy se requiere siempre una adecuada lectura de lo que está ocurriendo en el corpus social, estar al tanto de las tendencias que están mandando, los temas que la gente y los medios están instalando. Por ejemplo, un contexto de conmoción de la opinión pública no puede desconocerse; al contrario, debe ser integrado a cada estrategia para modelar los posibles impactos de los mensajes propios. Este criterio permite ir sobre la ola que importa, la actual, la que está ocurriendo ahora.

En tanto, los altos directivos de instituciones o empresas deben entender que las redes son sistemas complejos con comportamientos fluctuantes y sorpresivos. Saber que un mensaje, vídeo o foto puede vivir y morir en la propia red del emisor o “nodo”. Pero el flujo de información también puede ser caótico, impredecible y con alcance insospechado. Esto ocurre cuando un mensaje logra traspasar las fronteras de la red del emisor hasta viralizarse en otras comunidades que “no existen” para quien hizo el primer send.

La mayoría de las veces, el viral posee una fuerte carga emocional negativa. Puede ocurrir con una denuncia contra una empresa, una frase desafortunada de una persona común o famosa; o bien con una noticia falsa o fakenews. No importa si la información es verdadera, lo que interesa es que parezca verdadera. En las redes, la veracidad da lo mimo, solo importa la verosimilitud que permite la viralización.

Sin hacerse trampa, las organizaciones y empresas deben preguntarse si están o no en condiciones de enfrentar una crisis cuyos protagonistas sean miles de “ciudadanos digitales móviles”.

Como vemos, se trata de un verdadero desafío para cualquier organización o empresa construir sentido propio en un mundo disperso por causa de la tecnología y las redes sociales. Se debe saber que lo que se quiere no siempre se logra. Incluso un mensaje puede terminar totalmente distorsionado a medida que emprende su propio vuelo en las redes: una vez que lanzamos un "objeto" al ciberespacio, deja de pertenecernos.

Bienvenido a la nueva cancha donde se juegan las comunicaciones estratégicas. Una “sociedad líquida”, diría Zygmunt Bauman; una “sociedad de la transparencia” en un “enjambre”, como bien señala Byung-Chul Han.

Sea como sea, hay que dejar claro que como individuos ad portas de iniciar la tercera década del siglo XXI, no estamos ante una “montaña” cuya magnitud no hayan enfrentado nuestros predecesores. Los cambios tecnológicos traen consigo nuevos paradigmas para la construcción de imaginarios y sentido, como ocurrió con la imprenta, el telégrafo, el cine, la radio y la televisión.

Fuente Francisco Dagnino R. en www.dagninoasociados.cl

Logo
  • Dirección:
    Carlos Bischoff 1125, Valdivia
  • Ciudad:
    Valdivia, Región de Los Ríos
  • Cel:
    +56 9 96429634
  • Email:
    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

© Todos los derechos reservados. Desarrollado por nosotros :)

Encuestas